Blog

Toda la actualidad del sector

Febrero 2022 | Productos

Vehículo Autónomo: Innovación en el Sector de los Fabricantes de Componentes

El vehículo avanza hacia la autonomía en la conducción. Así, todo apunta a que, en el futuro, el vehículo autónomo sea capaz de emular la capacidad humana en la conducción. Esto es posible debido a que estos coches autónomos incorporan los componentes y sistemas informáticos (sensores, procesadores, software y actuadores) necesarios para manejar y controlar el vehículo, sin necesidad total de conductor, y con seguridad.

No obstante, aún no vemos por las carreteras coches autónomos en sentido pleno, aunque sí circulan ya coches capaces de aparcar solos, por lo que la industria de componentes y la automovilística avanzan en los niveles de conducción autónoma que existen.

Vehículos autónomos: niveles de conducción autónoma

Diferentes organismos han realizado diferentes clasificaciones de los niveles de conducción autónoma del vehículo autónomo.

La primera fue la NHTSA, agencia federal en Estados Unidos que vela por la seguridad en las carreteras. Poco después, en Alemania, la BASt, Instituto Federal de Investigación de Carreteras, hizo otra clasificación que, al igual que la estadounidense, contemplaba cinco niveles de autonomía del vehículo autónomo.

Un año después, en 2014, la SAE, Sociedad Internacional de Ingenieros de Automoción, hizo otra clasificación con seis niveles de automatización.

Por su parte, la OICA, Organización Internacional de Constructores de Automóviles, elaboró otra clasificación combinando la de la BASt y la de la SAE, aunque más en línea de esta última.

En este sentido, de todas ellas, la clasificación de la SAE sea la más generalista y aceptada. De hecho, en 2016, la propia NHTSA abandonó su propia clasificación para emplear la de la SAE.

Según la misma, cada nivel de autonomía del vehículo autónomo viene determinado por cuatro aspectos:

  1. Movimiento del vehículo: ¿a cargo de la persona o de la máquina? Atendiendo a dos tipos de movimiento: longitudinal (frenar, acelerar) o lateral (dirección)
  2. Detección y respuesta ante objetos o eventualidades a través de sistemas de monitorización del entorno: ¿persona o máquina?
  3. Respaldo en la conducción: ¿es la persona o la máquina quien actúa ante un fallo de los sistemas automatizados o en caso de perder las condiciones para su funcionamiento?
  4. Condiciones para el funcionamiento del sistema (horarias, meteorológicas, velocidad, tráfico, etc.). ¿Existen condiciones que lo limiten?

Así, a partir de estos aspectos, junto con la medida en que es necesaria la figura humana en la conducción del vehículo autónomo, la clasificación SAE establece seis niveles de autonomía en la conducción: de 0 a 5.

Conducción autónoma: Clasificación SAE de niveles de autonomía en la conducción

  • Nivel 0: No hay autonomía en la conducción. Las acciones necesarias para la conducción son realizadas por la persona que conduce el coche o vehículo.
  • Nivel 1: Asistencia al conductor. En este nivel de automatización:
    • El vehículo incorpora alguna tecnología de automatización de la conducción; bien para el control del movimiento longitudinal; bien, para el lateral. Pero nunca ambos a la vez.
    • La persona que conduce es quien realiza el resto de tareas necesarias para la conducción.
    • El sistema no detecta ni responde ante objetos y eventualidades del entorno de forma completa, tarea a cargo del conductor.
    • El sistema funciona según determinadas condiciones y, siempre, el conductor es quien maneja y controla la conducción debiendo permanecer atento a todo lo que acontece.
  • Nivel 2: Automatización parcial de la conducción. En el nivel 2 de autonomía:
    • El vehículo incorpora al mismo tiempo sistemas de automatización de la conducción tanto para el movimiento longitudinal como lateral.
    • La persona que conduce no tiene que ejecutar tareas sobre el movimiento.
    • El sistema no detecta objetos ni eventualidades, ni responde a ellos. Lo hace el conductor del coche o vehículo.
    • El sistema funciona según qué condiciones y el conductor debe seguir atento a todo. Sigue siendo quien conduce el coche o vehículo.
  • Nivel 3: Automatización condicionada de la conducción. En este nivel:
    • El vehículo incorpora tecnología y sistemas para controlar los movimientos longitudinales y laterales. Ambos, a la vez.
    • El sistema es capaz de detectar y dar respuesta a objetos y eventualidades de forma completa.
    • La persona sería el conductor en los casos que el sistema lo solicite o fallase, o en los momentos en que se perdiesen las condiciones de funcionamiento, de modo que el humano solo es conductor cuando interviene.
    • Estas condiciones de funcionamiento siguen debiendo darse para que el sistema funcione.
  • Nivel 4: Autonomía elevada de la conducción. En el nivel 4:
    •  El vehículo cuenta con tecnología y sistemas para el control de los movimientos longitudinales y laterales, ambos, al tiempo.
    • Asimismo, el sistema tiene capacidad completa de detectar y dar respuesta a objetos y eventualidades del entorno.
    • En caso de fallo del sistema principal, un sistema de respaldo actúa conduciendo hasta un punto de riesgo mínimo, de modo que ya no es necesaria una persona que intervenga en la conducción si el sistema lo solicita o se produce algún fallo, desapareciendo la figura del conductor humano.
    • No obstante, el sistema funciona con limitaciones según determinadas condiciones, por lo que pueden darse situaciones en las que no pueda seguir conduciendo.
  • Nivel 5: Autonomía completa de la conducción. Este sería el nivel máximo al que pueden aspirar los vehículos autónomos.
    • El vehículo incorpora tecnología y sistemas para controlar los movimientos longitudinales y laterales. Ambos, a la vez.
    • Igualmente, el sistema tiene capacidad completa de detectar y dar respuesta a objetos y eventualidades del entorno.
    • Si el sistema principal experimenta algún fallo, un sistema de respaldo actúa conduciendo hasta un punto de riesgo mínimo, de modo que ya no es necesaria una persona que intervenga en la conducción si el sistema lo solicita o se produce algún fallo.
    • No existen condiciones que limiten el funcionamiento del sistema y, por tanto, el vehículo podría seguir conduciendo en todo momento o circunstancia.
    • Con todo ello, no es necesaria ninguna persona que asuma la conducción del coche o vehículo.

Coches autónomos: ¿en qué nivel de autonomía estamos?

Según la clasificación de SAE, hoy día, la mayoría de coches que cuentan con cierta automatización se encuadran en el nivel 2, de autonomía parcial para la conducción. No obstante, estamos avanzando hacia el nivel 3, de automatización condicional, que ya se observa en algunos de los próximos modelos que saldrán al mercado.

En este sentido, a finales de año, en Europa, Mercedes obtuvo la certificación comunitaria para un sistema de conducción autónoma de nivel 3 que estrenará el Mercedes Clase S y su versión en eléctrico, Mercedes EQS. No obstante, no podrán circular por otras carreteras que no sean alemanas, pues Alemania es el único país europeo que ha desarrollado una normativa al respecto.

Así, el coche automatizado se encuentra a las puertas del nivel 3 de automatización, con la previsión de que los vehículos autónomos en sentido total puedan ser ya una realidad en 2030.

Y para llegar a ello, los fabricantes de componentes de automoción invierten grandes esfuerzos en avanzar hacia la movilidad conectada, que junto con la movilidad sostenible, son el futuro hacia el que miran los fabricantes componentes automoción España adheridos a Autoparts from Spain

Noticias relacionadas

Abril 2022 | Plataforma

Digitalización automóvil: La digitalización en el Sector del Automóvil: Las Claves de la Transformación Digital

La industria española de componentes de automoción está buscando continuamente adaptarse a las exigencias impuestas por la tecnología y la digitalización automóvil. No en vano, hasta 16 millones de los vehículos que se mueven por las carreteras europeas -según datos de Berg Insight- dispondrán a finales de este año de conexión a Internet, por lo que podríamos decir que van a ser “smartphones rodantes”.

Leer más
Abril 2022 | Empresas

Qué es un Concept Car: Innovación, Tecnología y Diseño

Un concept car es un prototipo de automóvil. Es decir, un automóvil ‘experimental’ del que se construye un solo ejemplo, por lo que es el anticipo que el fabricante hace sobre lo que podría crear en el futuro.

Leer más
Marzo 2022 | Plataforma

Las exportaciones de componentes de automoción españoles cerraron 2021 con un aumento del 10%

En 2021, el sector español de proveedores de automoción exportó 19.669 millones €, lo que supone un crecimiento del 10% respecto a 2020.Respecto a 2019 se registra una caída del -5,2%,

Leer más
X

No te pierdas
nuestras novedades